Mascarilla casera para la cara: mi favorita

Normalmente cuando se quiere tener un rostro bien cuidado, es fundamental centrarse en ingredientes que respeten tu dermis totalmente, por eso las mascarillas caseras pueden ser una opción excelente. Si quieres tener un rostro bien cuidado no te pierdas la mascarilla casera para la cara: mi favorita.

Cuando se hace una mascarilla casera no solo estás cuidando tu piel con productos naturales, también estás cuidando el planeta gracias a que evitas la industrialización del producto. En general, es una buena idea aunque no siempre es la mejor opción, y te diremos por qué. Aunque una parte muy positiva es que sabrás exactamente lo que estás poniendo en tu dermis.

La receta que te vamos a explicar es muy fácil de hacer y lo mejor, es que los ingredientes no son nada extraños de encontrar. Esto es fundamental, porque hacer una receta complicada, por muy casera que sea, suele hacer que las personas desistan de hacerla muchas veces.

En cambio, si es fácil de llevarla a cabo, podrás hacerla tantas veces como requieras para tener un cutis bien cuidado todo el tiempo. Es una mascarilla pensada para cualquier tipo de piel, por lo que independientemente de que seas hombre o mujer, o de que tengas una edad u otra, podrás usarla.

Al ser una mascarilla que contiene ingredientes naturales, respetará tu dermis al máximo por lo que es fundamental para que, con total confianza puedas comenzar a hacerla y usarla desde hoy mismo. Cuanto antes comiences a cuidar tu rostro, mejor.

Tu propia mascarilla casera facial

Antes de continuar, ¿sabes para qué sirven exactamente las mascarillas caseras? Es necesario que tengas este conocimiento para así, poder usarla con criterio. Son productos que se utilizan habitualmente para limpiar el rostro de manera profunda al mismo tiempo que se le aporta a la piel un extra de nutrición e hidratación.

Podrás conseguir un cutis bien cuidado, más joven, flexible y con un aspecto saludable gracias a que la regulación del sebo estará controlada, tendrás un tono unificado y un brillo que echabas de menos. Si tienes imperfecciones en la piel facial también las podrás tratar y prevenir que te salgan más en el futuro.

Pero si todo esto fuese poco, lo mejor de todo es que sabrás que tu mascarilla casera no tendrá ni un solo químico del que debas preocuparte. Si en algún momento notas que uno de sus ingredientes no te funciona bien, podrás sustituirlo por otro que vaya mejor para tu salud dérmica.

Haz la cantidad justa

Cuando quieras hacer tu propia mascarilla casera debes tener presente que hacer mucha cantidad nunca será una buena opción. Si haces demasiada cantidad, puede acabar por poniéndose en mal estado y que debas desecharla.

Al principio será “ensayo y error” y es normal que hagas más cantidad de la cuenta, pero poco a poco y con la práctica podrás ir ajustando la cantidad hasta que hagas exactamente la que necesitas para el uso de una semana.

Porque no te recomendamos que hagas más cantidad que para el uso de una semana. Esto significaría hacer para dos veces. La mascarilla facial es un producto que, tanto si es comercial como casero, solo se debe usar dos veces en semana y tres solo si tienes el cutis muy afectado.

Pero más veces no es adecuado porque podrías eliminar la barrera protectora de tu piel del rostro dejándola vulnerable y débil. Como es probable que esto no lo quieras para tu dermis facial, debes poner de tu parte.

Una forma para que dure una semana en buen estado, es que guardes la sustancia en la nevera, así tendrá mejores propiedades. Si pasa el tiempo y no la has usado, aunque la mantengas en la nevera, será mejor que la deseches porque ya no será igual de efectiva (habrá ido perdiendo sus propiedades progresivamente).

Del mismo modo, si antes de que pase la semana, te das cuenta de que la sustancia tiene una textura u olor extraño, entonces es necesario que lo deseches. Bajo ninguna circunstancia debes usar nunca un cosmético que esté en mal estado ya que podría ser perjudicial para tu salud dérmica.

No te lo puedes perder: Las 5 mejores mascarillas para quitar los puntos negros

El uso de la mascarilla casera facial

Ya sabes que debes usarla dos o tres veces (máximo) en la semana. Otro aspecto que debes tener presente es que cuando la uses, soplo tendrás que hacerlo o por la mañana o por la noche, pero nunca las dos veces en el día.

Tampoco deberá coincidir el uso de este producto con el uso del exfoliante facial. Lo ideal es que cuando te apliques la mascarilla, el exfoliante lo hagas pasados dos días de haberte aplicado el primer producto. Así dejas que la piel se vaya regenerando.

Y dentro de tus rutinas, debes tener muy claro el momento exacto en el que debes aplicar este cosmético casero, porque así será como se potencien sus resultados y el del resto de los cosméticos que uses en tus rutinas de cuidado y limpieza facial.

Para que te hagas una mejor idea tendrás que usar los siguientes productos dentro de tus rutinas faciales:

  • Limpiador
  • Mascarilla facial (dos veces en semana)
  • Exfoliante (los días en los que no usas la mascarilla)
  • Tónico facial
  • Contorno de ojos
  • Sérum facial
  • Crema hidratante
  • Protector solar (durante el día)

Estos pasos son los habituales para tener el cutis bien cuidado y rejuvenecido todo el tiempo. Además, también lo tendrás limpio y en buen estado. Sin duda es información muy importante para que puedas tener el rostro impecable siempre, porque son rutinas que debes seguir todos los días.

Los ingredientes que necesitas

Sabemos que cada piel es un mundo y que cada uno requiere unos cuidados concretos. Es lo habitual… aunque nuestra mascarilla facial casera puedes usarla sin importar tu piel porque está pensada para que se adapte a ti y no al revés. Todos los ingredientes son respetuosos y te ofrecerán la nutrición e hidratación que necesitas.

Pero, nunca está de más tener la información correcta por lo que te vamos a indicar, cuáles son los ingredientes que tu tipo dérmico necesita:

  • Piel grasa: matificantes y de regulación de la grasa
  • Piel mixta: unos para las zonas con sebo y otros para las zonas más secas
  • Piel seca: humectantes e hidratantes
  • Normal: hidratantes y nutritivos
  • Sensible: calmantes y que ofrecen alivio en la piel

Siempre que hagas tu producto casero o que compres uno comercial para tu cuidado de la piel, no olvides tener lo comentado anteriormente en cuenta.

La cosmética casera para ti

Si bien es cierto que los ingredientes naturales siempre son la mejor opción tanto en productos caseros como comerciales, debes saber que en los caseros no todo es tan bonito como parece. Sí, los ingredientes naturales siempre es lo mejor, pero debes saber que en estos casos, tardarán en hacer efecto porque no tienen la precisión que se necesita para que su efecto sea el adecuado.

Lo único que necesitarás es paciencia y constancia, porque de esta manera podrás observar sus buenos resultados en tu cuidado dérmico.

Pero pueden tardar meses en llegar en comparación con las mascarillas comerciales que te pueden mostrar los resultados en el mismo momento de haberte aplicado la sustancia.

Pero, ¿por qué elegir la cosmética casera puede ser una buena opción para ti? Es un tipo de cosmética que está entre nosotros desde siempre, tiene mucha historia. Y es que, antes de que existiera la cosmética comercial ya se hacía en los hogares la casera para el cuidado dérmico.

Gracias al paso del tiempo y los avances en la industria y la tecnología, se han podido comercializar, aunque también, para abaratar los costes y que la sustancia dure más tiempo sin ponerse en mal estado, se llenan los cosméticos de irritantes, perfumes, químicos, parabenos, conservantes… algo que te puede perjudicar tanto a corto como a largo plazo.

Los cosméticos comerciales también son nefastos para el cuidado de nuestro planeta ya que para su producción y desecho, contaminan.

Seguro que te gustará: Las 5 mejores mascarillas con arcilla blanca

Beneficios de la cosmética casera

Teniendo todo esto en cuenta, es buena idea hacer hincapié en los beneficios de la cosmética casera, porque teniéndolo en cuenta, es probable que apuestes por su uso priorizándolo por encima del comercial… O quizá no. Esta decisión es solo tuya y es muy personal.

Aunque sus beneficios son los siguientes:

  • Calidad de ingredientes excelente y con alta concentraciones
  • Ingredientes naturales respetuosos con tu dermis y con el medio ambiente
  • Ahorrarás dinero
  • Escogerás tus propios ingredientes en base a tus necesidades dérmicas
  • Si un ingrediente no te funciona siempre podrás pensar en añadir otros

Mi mascarilla facial casera favorita

Después de comentarte todo lo anterior, es probable que tengas ganas de hacer tu propia mascarilla facial casera y que así, puedas comprobar por ti mismo/a si es o no una buena opción para ti. Recuerda que nunca debes aplicar esta sustancia en el contorno de ojos o labios.

Cuando la hayas aplicado en tu rostro, deberás dejar que actúe durante 30 minutos. Después podrás enjuagar la sustancia con agua tibia y acabar con agua fría. Tus poros estarán limpios y se cerrarán reduciendo su tamaño para que tengas un aspecto más saludable.

Qué necesitas

  • 1 naranja mediana
  • 6 cucharadas de zumo de limón natural
  • 1 huevo sin cáscara
  • Media cucharada de canela en polvo
  • Medio yogur natural
  • 2 cucharadas de avena en polvo
  • 3 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 1 cucharada de aceite de almendras
  • 1 bol
  • 1 tarro con tapa
  • 1 cuchara de madera

Cómo realizar la receta

Como vas a comprobar, hacer la receta es muy sencillo. Solo tienes que seguir los siguientes pasos en orden. Antes de empezar, cerciórate de que tienes todos los ingredientes y que la zona donde vas a realizar la receta esté limpio y desinfectado.

  • Pela la naranja y córtala a trozos, desecha la cáscara.
  • Mete la naranja en el bol
  • Exprime un limón para sacar las seis cucharadas de limón e introduce el zumo en el bol
  • Si tienes la piel grasa o muy grasa, retira la yema del huevo
  • Añade por orden de lista los demás ingredientes
  • Con la cuchara de madera remueve todos los ingredientes
  • Si te queda muy líquida la textura, añade avena para que coja la consistencia que más te gusta para aplicarla mejor en tu rostro
  • Cuando tengas la sustancia lista viértela en el tarro y ciérralo
  • Guarda la sustancia en la nevera
  • Deja que repose un par de horas antes de usarla por primera vez para que los ingredientes se fusionen bien y obtengas mejores resultados

Después de conocer todo sobre la mascarilla facial casera: mi favorita, ¿te animas a hacerla? Podrás tener un rostro totalmente nutrido e hidratado desde el primer día. Es muy fácil de hacer y no te arrepentirás si te pones ahora mismo manos a la obra.

Artículos recomendados