Qué es una mascarilla peel off y cómo aplicarla

Las mascarillas peel off no es que estén de moda ahora, es que siempre son una opción acertada para el cuidado facial. Es posible que las hayas utilizado alguna vez o quizá, no sepas lo que son y después de descubrir el nombre quieras saber qué es exactamente. Por eso, vamos a hablarte sobre qué es una mascarilla peel off y cómo aplicarla.

Si nunca antes has visto qué son estas mascarillas, cuando se terminan de utilizar se quitan de la dermis como si estuvieras retirando una piel ajena a tu organismo, por eso, “peel off” significa “retirar la piel”. Se quitan de una sola pieza como si estuvieras arrancando de tu cara una segunda piel.

Evidentemente no es una segunda piel ni tampoco duele, pero te lo explicamos así para que puedas entender mejor su funcionamiento. A continuación vamos a explicarte todo lo que tiene que ver con la mascarilla peel off, para que así, si quieres utilizarla sepas cómo hacerlo dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial.

Las mascarillas peel off

Cuando compras una mascarilla peel off debes hacerlo siempre teniendo en cuenta los objetivos que quieres conseguir en tu cuidado facial. Para conseguirlo siempre tienes que fijarte en sus ingredientes y saber qué te aportará en cada caso. Por supuesto, los ingredientes deberán ser pocos para que sean efectivos, naturales y sin químicos en su composición.

Por ejemplo, si tienes la piel grasa y exceso de sebo o problemas de granitos o puntos negros, entonces tendrás que comprar una mascarilla peel off que sea matificante. En el caso, por ejemplo que tengas el rostro seco, las que mejor te irán serán las humectantes.

En este sentido, debes escoger el tipo de mascarilla que te vaya mejor dependiendo de cuáles sean tus características faciales dérmicas.

Lo mejor de todo, es que en el mercado actual existen muchos tipos diferentes para que escojas, pero eso sí, recuerda que es fundamental que sea de buena calidad y sobre todo, que los ingredientes sean naturales y con una buena concentración de los mismos en la fórmula.

Cómo funcionan

Ya sabes qué son este tipo de mascarillas, pero para que comprendas mejor su función es importante que conozcas cómo funcionan, porque quizá habiéndote dicho más arriba que se retiran como una segunda piel, te hayas quedado pensando en cómo funcionan exactamente.

Cuando las aplicas, están hechas de una sola pieza y debes ponerlas encima del rostro dejando el contorno de ojos y de labios al descubierto. Tienes que dejar que actúe unos 20 minutos (aunque deberás mirar las instrucciones para saber cuál es el tiempo exacto que tiene de actuación).

Se secará como formando una segunda dermis facial, que se deberá haber quedado en tu piel del rostro como si se hubiese convertido en una segunda piel. Mientras esté el tiempo estipulado en tu cara, estará trabajando para mejorar tu salud dérmica facial.

Una vez que ha pasado el tiempo de uso, tienes que retirarla. Para hacerlo, debes despegarla con suavidad y muy poco a poco, con sumo cuidado, hasta que la hayas quitado del todo. Es fundamental no tener prisa y nunca retirarla rápido ni de manera brusca.

Estas mascarillas además de tener objetivos concretos, también se conocen como exfoliantes porque cuando las retiras puedes observar en ellas toda la suciedad que tenías en tu cara pero que has podido retirar fácilmente.

Si miras fijamente a la mascarilla, podrás darte cuenta de cómo los puntos negros, el exceso de sebo y la suciedad en sí misma, ya no están en tu rostro porque se han adherido fácilmente a la mascarilla mientras te hidrataba y te aportaba lo que tu salud dérmica facial necesitaba.

Como te hemos dicho más arriba, es muy importante que escojas una mascarilla peel off que sea de calidad, porque de no hacerlo podrías perjudicar tu delicada piel facial.

Que sea de calidad no significa que tengas que pagar precios desorbitados, simplemente tienes que mirar la etiqueta de los ingredientes y cerciorarte de que son naturales y que no contiene químicos ni ninguna sustancia perjudicial.

Cómo escoger la mejor mascarilla

Cuando escojas una mascarilla deberá ser la mejor opción para tu cuidado dérmico facial, debes pensar en lo que quieres conseguir en tu piel. ¿Cuál es tu tipo de piel? ¿Qué beneficios quieres conseguir con el uso de este producto? Piensa si tienes la piel grasa, seca, normal, mixta…

Si no te centras en tus necesidades dérmicas podrías escoger una mascarilla que no fuese acorde contigo y que por tanto, te provocase irritaciones, rojeces, o que provocase todo lo contrario de lo que en realidad quieres conseguir.

Los ingredientes que debe tener

Existen algunos ingredientes que te irán mejor dependiendo del tipo de piel que tengas. En todo caso, es necesario que los conozcas para que cuando mires la etiqueta de los ingredientes sepas qué buscar.

Hay personas que cuando compran mascarillas se dejan llevar por la publicidad (casi siempre engañosa) del producto, teniendo después unos resultados decepcionantes. Es por esto que queremos darte esta información, para que puedas buscar exactamente lo que necesitas en tu mascarillas de tipo peel off.

Para pieles grasas o mixtas, los ingredientes más comunes son:

  • Arcilla
  • Ácido salicílico
  • Carbón
  • Ácido glicólico
  • Hamamelis

Por otra parte, si tienes la piel normal o tirando a seca, los ingredientes que te irán mejor serán:

  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Glicerina
  • Ácido hialurónico
  • Avena

Aunque estos ingredientes son solo un ejemplo de lo que necesita la dermis dependiendo del tipo que sea, y hay mucho más, éstos en concreto son los más utilizados en cosmética.

Cuándo utilizar una mascarilla peel off

Si quieres utilizar una mascarilla peel off debes hacerlo bien y para ello, es necesario que sepas cómo y cuándo hacerlo correctamente. Lo primero que debes saber es que como se trata de una mascarilla solo tienes que usarla dos veces por semana (o tres como máximo en caso de que tengas la dermis dañada).

Solo tienes que hacerlo una vez en el día (por la mañana o por la noche, pero nunca en los dos momentos), y además, no deberá coincidir con el producto exfoliante que uses en tus rutinas. Esto significa que si un día usas la mascarilla, espera dos días y usa el exfoliante, luego espera otros dos días y usa la mascarilla.

Así le darás tiempo a tu dermis a regenerarse y a recuperarse, no eliminarás la barrera protectora de tu dermis facial ni la dejarás al debilitada.

El orden también es importante y por supuesto, debes utilizarla dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial. Puedes hacerlo por la mañana o por la noche, pero hazlo en un momento que tengas tiempo y puedas aplicarla con tranquilidad.

En cuanto al orden, primero tendrás que limpiar tu rostro con tu limpiador facial habitual y será después cuando puedas aplicar la mascarilla peel off.

Cuando acabes el proceso y la hayas retirado, podrás usar tu tónico facial y continuar con el resto de cosméticos de tus rutinas: contorno de ojos, sérum facial, crema hidratante y protector solar (éste último si es durante el día).

Deberás dejar actuar la mascarilla unos 20 minutos, recuerda no tener prisa. Después de que haya pasado el tiempo de actuación deberás retirar el producto con mucho cuidado, ¡recuerda no darte tirones ni hacerlo bruscamente!

Cómo aplicarla correctamente

Siempre que apliques la mascarilla deberás hacerlo con el rostro bien limpio y seco. Extienda la sustancia con los dedos limpios o un cepillo de silicona, lo que importa es que quede bien adherida a la cara y que no se te vaya a caer.

Para ello, asegúrate de que queda bien y que te cubre todas las zonas deseadas, luego mira cuándo es el tiempo estipulado dependiendo de las instrucciones del fabricante. Lo habitual son unos 20 minutos, pero puede que en las instrucciones te pongan otro tiempo diferente.

Lee más: Todas las propiedades de la arcilla blanca y sus beneficios para la piel

Retírala correctamente

Después de que haya pasado el tiempo estipulado por el fabricante, como te hemos indicado varias veces más arriba, deberás retirarla con mucho cuidado. Cuando lo hagas, tendrás que retirar la mascarilla siempre sacándola de los laterales en dirección a la nariz.

No te dolerá aunque puede que sientas ciertas molestias por haber estado la sustancia bien adherida a la piel, por eso se conoce como segunda piel. Gracias a esta adhesión se pueden eliminar todas las impurezas del rostro.

Normalmente son fáciles de retirar, así que no deberías tener problema de nigún tipo. Una vez que la hayas retirado y antes de continuar con el tónico facial, puedes usar una toalla limpia y seca o un paño húmedo pero bien limpio para eliminar las impurezas que te hayan podido quedar, en caso de que sea necesario.

Ya sabes todo sobre qué es una mascarilla peel off y cómo aplicarla, por lo que a partir de ahora puedes escoger la que vaya mejor contigo e incluirla en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. No te arrepentirás porque son muy eficaces.

Artículos recomendados